Los pies al correr con el Frío.-Calendario Carreras Populares | Corredordefondo.com
banner ad

Los pies al correr con el Frío.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El mes pasado estuve unos días en Viena en una convención, y aproveché la estancia para visitar el Palacio de Schönbrunn, también conocido como el Versalles vienés. Éste representa uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria, junto con un extenso y espectacular jardín, al menos fuera del periodo invernal, ya que en esta época del año es más bien un jardín congelado.

Pues paseando y haciendo fotos entre ese paisaje de hielo y nieve, abrigado hasta las cejas, me sorprendió la cantidad de runners que hacían su ruta al trote en aquel entorno climatológicamente tan hostil. Hombres y mujeres que corrían a través de la nieve a -5ºC, con una sensación térmica incluso más acusada.

Sin mirar podía oír como se acercaba un corredor al sonar ese crujido típico cuando se pisa sobre la capa de nieve que cubre el suelo. Esto me hizo pensar en la amortiguación extra que esa superficie esponjosa daba a los pies del corredor. Cada impacto que el talón recibía en su contacto con el suelo sería amortiguado por la capacidad del calzado deportivo empleado, y además por una capa extra de “celdas deformables” situada entre el suelo duro y el calzado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATal vez las sensaciones percibidas por los pies, tobillos y rodillas serían para algunos como correr entre algodones, aunque por otro lado, correr en esas condiciones requiere un mayor esfuerzo de propulsión, con el tríceps sural trabajando a pleno rendimiento el cansancio muscular aparece más pronto.

Yo tenía los pies congelados, los músculos entumecidos y el cuello hundido entre los hombros. Y estos valientes en lugar de estar calentitos en casa tomando un café estaban haciendo deporte en esas condiciones, a pesar de que una de las sensaciones más desagradables es correr con los pies fríos.

Para evitar esta sensación que a veces puede ser incluso dolorosa debido a la cianosis que provoca el frío en zonas distales del cuerpo, podemos seguir algunas recomendaciones:

  • Elegir un calzado apropiado para las condiciones climáticas: busca un zapato con la menor malla/tela posible. Los hay también con tejidos especiales como el Gore-Tex. Para la nieve puedes comprar zapatos para correr trail, que aguantan mejor el agua y te darán un poco más de tracción en la nieve.
  • Usar calcetines adecuados: Los calcetines 100% algodón se humedecen fácilmente, mejor los que están hechos de materiales sintéticos, como el poliéster, acrílicos, Coolmax o el mismo Gore-Tex.
  • Calentador de pies adhesivo: Se han empezado a usar algunos apósitos o pegatinas que mediante una reacción química producen calor. Aunque leyendo lo que especifica el fabricante no queda claro que sea adecuado ese uso, ya que especifica no usar durante actividades intensas, como pueda ser correr. Además, al aire libre pueden llegar a alcanzar los 73ºC. Aunque son menos duraderas también hay cremas especiales que se pueden aplicar (como las de OXD).
  • Evitar los charcos y la aguanieve: Aunque parezca obvio, evitar pisar en acumulaciones de agua es fundamental para huir de la humedad en los pies. De lo contrario todas las demás recomendaciones serán insuficientes.
  • Calentar en interior antes de salir al aire libre: A parte del calentamiento normal, caminar o trotar la mayor distancia posible para calentar los pies antes de salir; subir y bajar escaleras, hacer algo de comba, o algún ejercicio de gimnasia.. Y, si quedas con alguien, no te quedes parado a la intemperie mientras llega.
  • Olvídate de ir rápido: En estas condiciones, se trata más de fondo que de velocidad. Corre tranquilo e intenta disfrutar del paisaje (imagina correr justo después de una fina nevada).
  • Cámbiate rápidamente después de correr: Tu temperatura corporal empieza a disminuir en el mismo momento en que paras. Para evitar un resfriado, cámbiate de ropa (de pies a cabeza) lo antes posible.

Estos son algunos consejos que puedes poner en práctica para hacer menos duras tus salidas invernales. Otra posibilidad que nunca falla es emigrar a lugares cálidos.

Autor: Raúl Llorca Llorca ( Podólogo deportivo) podoleg@hotmail.com www.podoleg.es

Tags: