Cómo evitar el dolor de espalda en corredores | Corredordefondo.com
banner ad

Cómo evitar el dolor de espalda en corredores

Dolordeespalda

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes en nuestra sociedad, tres de cada cuatro personas ha sufrido, sufre o sufrirá dolor de espalda a lo largo de su vida y éste viene producido por muchas y diferentes causas.

El dolor lumbar puede venir derivado a consecuencia de realizar grandes esfuerzos o malos movimientos al realizarlos, mantener una buena postura a la hora de realizar esfuerzos cotidianos nos puede evitar sufrir importantes lesiones.

Otra de las causas son los problemas psicosomáticos como el estrés o la ansiedad los cuales se manifiestan a través de molestias corporales, la mayoría de veces concentradas en la zona dorsal, lumbar y cervical, pero sin duda la causa más común son las inadecuadas actitudes posturales.

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que el dolor lumbar puede venir derivado de otras causas no citadas anteriormente, pero si el origen del dolor viene provocado por alguna de los motivos citados anteriormente, seguir estas sencillas pautas ayudará sin duda a su mejoría.

Son muchos los corredores que sufren dolores lumbares durante y después del entrenamiento, al correr nuestro cuerpo genera un impacto o vibración que se trasladan a nuestra cadera, zona lumbar, rodillas y tobillos, por eso tener una buena técnica de carrera nos puede ayudar a la hora de aminorar ese dolor.

Adoptar una buena higiene postural es básico para evitar desequilibrios y alteraciones que afecten a nuestra calidad de vida, además a nivel deportivo mejorará nuestro rendimiento.

Aunque hay gente que no le da importancia, calentar antes del entrenamiento es uno de los hábitos deportivos más importantes. El calentamiento activa la circulación, eleva la temperatura del cuerpo y prepara los músculos para el esfuerzo posterior ya que ayudará a poner a tono tu musculatura evitando así dolores lumbares.

Además es importante mantener conciencia postural durante el entrenamiento o carrera llevando una postura erguida, donde los hombros los pongamos ligeramente hacía atrás y alejados de las orejas evitando en todo momento llevar una postura encorvada que dañe nuestra zona lumbar.

Elegir un buen calzado será otra de las cosas que nuestra espalda agradecerá. Las zapatillas con amortiguación están diseñadas para absorber el impacto que generamos al talonear mientras corremos.

Otros de los consejos para reducir nuestros dolores lumbares es sin duda el fortalecimiento del llamado core, la zona muscular que envuelve el centro de gravedad de nuestro cuerpo, podríamos decir que es nuestro corsé formado por músculos. Trabajando esa musculatura podemos mejorar su tono para que ejerza de estabilizador y así evitar lesiones.

Estirar concienzudamente después de correr también nos puede ayudar atenuar el dolor de la zona, su práctica contribuye a realinear las fibras musculares, acelera el proceso de recuperación y aumenta nuestra flexibilidad.

Si el dolor de espalda persiste aplicar calor en la zona afectada aliviará los dolores musculares, además de un buen descanso.

Por último es recomendable acudir a un especialista para que nos realice un diagnóstico exhaustivo de nuestra dolencia.

En definitiva podemos afirmar que siguiendo estos pequeños consejos además de mejorar nuestra rendimiento físico-deportivo, disminuiremos los dolores de espalda y adquiriremos unos hábitos físico deportivos adecuados para mantener nuestro cuerpo libre de lesiones.

Portada_AP_dolordeespalda

Tags: